6 de mayo de 2012

Los fines de la masonería

UNA INSTITUCIÓN SECRETA

¿Cuáles son los verdaderos fines de la Masonería? ¿O qué es la Masonería verdaderamente? ¿Cómo puede ser que dentro de ella encontremos personalidades revolucionarias latinoamericanas como José Martí, José Carlos Mariátegui, Augusto César Sandino, Salvador Allende, y anarquistas como Bakunin o Kropotkin, y a la vez tengamos a dictadores genocidas pro imperialistas de extrema derecha como Pinochet, Rivadavia, Sarmiento, Mitre, o los presidentes yanquis Roosvelt, Bush, Clinton y Obama, además de a intelectuales conservadores como Lugones y Borges? ¿Estamos verdaderamente ante una institución secreta que se encuentra dominando el mundo bajo el manto del neoliberalismo y la democracia occidental? 

Por Xuan Pablo Gonzalez

“La masonería es tan reaccionaria como la Iglesia y el catolicismo. Camufla la necesidad de la lucha de clases bajo un cúmulo de fórmulas moralizantes… La masonería… es un Estado dentro del Estado.”
León Trotsky

Dentro de la Iglesia Católica tenemos un fraile como Bartolomé de las Casas, que defendía a los indios de las crueldades de los conquistadores españoles, y a otros como el fraile Landa que quemaba sus obras de arte, libros y códices y promovía el genocidio indígena. Tenemos papas y obispos apoyando al nazismo, imperialismo, esclavitudes y genocidios varios, y a algunos curitas que se enfrentaron a aquellos en la llamada Teología de la Liberación.

Parece que algo parecido se da un poco con la Masonería: que en sus bases parece ser una institución tan reaccionaria como la Iglesia, como dice Trotsky, pero sin embargo ha tenido varios revolucionarios sociales en sus filas: Mariátegui, Martí, Bakunin, Kropotkin, Sandino, etc.

Orígenes de la Masonería

Según algunos la Masonería se origina en Europa (Alemania, Inglaterra, etc.) en el siglo XVIII, durante la Era Industrial.

Según otros la Masonería tiene un pasado más remoto: algunos la remontan al hermetismo del Antiguo Egipto, y al Gnosticismo del Cristianismo Primitivo, y ya después en la Edad Media del Viejo Mundo, a los Caballeros Templarios, “organización cristiana” de la cual era miembro el mismísimo genocida y “falso descubridor” de América, Cristóbal Colón, que como saben los Pueblos Originarios de nuestro continente y las investigaciones modernas del neo revisionismo histórico, no llegó aquí por casualidad, sino que tenía un mapa que circulaba entre las sociedades secretas europeas de la época.

Símbolo de la Orden del Temple o los Templarios es la cruz roja de las velas de las carabelas de Colón, y la misma cruz roja que está en la bandera de la Cruz Roja (institución masónica), en la tierra de los bancos de Suiza (invertida), y en el centro de la bandera imperialista inglesa. 


La masonería en Argentina

Dicen los propios masones que aquellas primeras invasiones inglesas a principios del siglo XIX fueron planeadas o incentivadas por logias masónicas. También dicen que Belgrano y San Martín, además de Castelli, Monteagudo, etc. fueron masones. Es decir que dentro de la Masonería en la Argentina ya encontramos una marcada corriente liberal pro imperialismo británico, y por otro lado a los principales próceres o revolucionarios independencistas argentinos.
 
Sin embargo queda claro que los masones que se impusieron, en el caso argentino (y en el mundo), fueron los más reaccionarios, racistas y genocidas: Rivadavia, Mitre, Sarmiento, José Hernández, Echeverría, etc. Los que forjaron nuestra identidad nacional, nuestra educación argenta, fueron masones: “La Argentina moderna, Sarmiento, Mitre y especialmente el roquismo, fueron obra de la masonería en sus aspectos más generales” (Corbiére). Y también fueron masones los que “crearon la Sociedad Rural Argentina”. Y fueron nombrados Grandes Maestres de la Masonería Argentina, dos modelos de nuestra sociedad, los presidentes milicos e intelectuales, Sarmiento (padre del Aula Nacional) y Mitre (fundador del diario La Nación).
 
Por otro lado veamos esta curiosidad: vimos antes que Colón pertenecía a la Orden de los Templarios, antecedente de las órdenes rosacruces y las logias masónicas, y que la masonería estuvo en las presidencias argentinas desde sus comienzos: hoy en día, en pleno centro porteño, todavía atrás de la Casa Rosada, la casa presidencial de gobierno, encontramos, ¡oh, casualidad!, la estatua de Cristóbal Colón, el primer gran genocida de los pueblos originarios de Awya Yala o las Américas.   
  
  
Masonería & Anarquismo

Si uno mira el clásico símbolo anarquista de la A rodeada por el círculo, y si a la vez uno mira los clásicos símbolos masones, lo que uno ve es que la simbología anarquista es de clara raíz masónica. Mijail Bakunin y Pedro Kropotkin, dos de los principales ideólogos anarquistas del siglo XIX, por ejemplo, eran masones. Y también se sabe que fue un tiempo masón el anarko italiano Ericco Malatesta.
 
Es que en esos tiempos la Masonería buscaba derribar los poderes monárquicos, católicos, etc., y se ve que cualquier método era bueno: la burguesía liberal, o el anarcosindicalismo proletario.  


Evolución & Masonería

Las investigaciones concuerdan en que el biólogo “evolucionista” (o involucionista sociológico) Charles Darwin no sólo fue agente del Imperio Británico, sino también que trabajó en conjunto con la Masonería: sus grandes amigos y apoyos intelectuales y políticos eran masones.

El evolucionismo darwinista social masónico avaló científicamente genocidios capitalistas en nuestro continente americano, así como también en África, Asia y Oceanía: total, el que sobrevivía era el más apto y poderoso: el occidental europeo iluminado, que obedecía al Gran Arquitecto del Universo: Dios.


Masonería & Marxismo & Comunismo & Psicoanálisis

No deja de ser curioso también que el revolucionario comunista Karl Marx dedicara su famoso libro El Capital, al agente imperialista masónico Darwin. Y que el gran maestro de Marx, Hegel, era un declarado masón, como otros intelectuales de la época: Kant, Goethe, Tolstoy, Dumas, Oscar Wilde, Sigmund Freud, etc.

Sabemos además que Marx escribió su famoso Manifiesto Comunista por encargo de un grupo masónico llamado La Liga de los hombres justos, y que sería mantenido en su retiro londinense por los propios banqueros” (Rafael Palacios).

Que la Revolución Rusa Bolchevique de 1917 para derrocar al Zar, fue “alentada por los masones” (Corbiére), y que el dictador soviético Josef Stalin (así como Hitler) ordenó el “fusilamiento masivo de masones”.
 
Y que las ideas psicoanalíticas del masón Freud fueron “utilizadas meramente para ‘normalizar’ a los individuos devolviéndolos a una sociedad represiva” (Rachel Storm).       


Masonería & Peronismo

Sabido es que el General Juan Domingo Perón también fue masón, aunque algunos no se ponen de acuerdo sobre las versiones en cuándo fue que se hizo masón Perón, si en su exilio español, o si antes en la Argentina, antes de acceder a su primera presidencia. Lo cierto es que dentro de la Masonería encontramos las mismas contradicciones que dentro de la Iglesia o del Peronismo: una extrema derecha reaccionaria genocida (la Triple A), y una izquierda latinoamericanista revolucionaria. De hecho hasta el gran intelectual peronista progre Arturo Jauretche, también fue masón, y dicen que se hizo parte de la Logia buscando protección a las persecuciones políticas.   


Masones en la Luna

Vemos masones hasta en la sopa, y masones en la Luna: los primeros astronautas en (supuestamente) pisar la Luna en 1969, Armstrong y Aldrin, no sólo fueron milicos yanquis imperialistas, sino también masones: no sólo plantaron en nuestro satélite blanco o en la Mama Killa (como se le  dice en kechwa a la Madre Luna), una bandera yanqui, sino también “un banderín masónico” (Corbiére), además de haber hecho “gestos masónicos desde la superficie de lunar” para la televisión del mundo entero, en ese show hollywoodense que fue “la llegada del hombre a Luna”.      
     

Contradicciones Masónicas

Es muy contradictorio que dentro de la Masonería tengamos a grandes revolucionarios latinoamericanos como el nicaragüense Sandino, y a su asesino, el milico dictador pro yanqui Anastasio Somoza; o al chileno Allende, y a su asesino el dictador genocida pagado por la CIA, Augusto Pinochet.

Dentro de la masonería está también la organización racista genocida yanqui del Ku Klux Klan, la Comunidad Europea, la ONU, la Cruz Roja, etc. y banqueros, políticos, artistas, y empresarios como Guillotin (el creador de las guillotinas), Colt (el de los revólveres colt), Henry Ford (el nazi de los autos Ford), Walt Dinsey (Disneylandia, Ratón Mickey, Pato Donald, etc.), Douglas Fairbanks, Winston Churchill, Edward Hoover (FBI), Monroe (el de la imperialista Doctrina Monroe), John Wayne (el “cowboy” mata indios de todas las películas de vaqueros hollywoodenses), Clinton, Bush, Blair, y Obama, y por otro lado a tipos “progres” como Simón Bolivar, Albert Einstein, Chaplin, Cantinflas, Martin Luther King, Louis Armstrong, y el Mahatma Gandhi.    


Intelectuales Masones golpistas argentos

La gran línea de intelectuales argentos racista anti indios o anti indígenas pro genocidios, fue masónica: Esteban Echeverría, Lucio Mansilla, José Hernández, Miguel Cané, y hasta los pro dictaduras militares gorilas golpistas infames: Leopoldo Lugones (en los años de 1930) o el mismo Jorge Luis Borges (en los de 1955 y 1976), todos fueron masones.
 
Otros intelectuales argentos masones: José Mármol, Ascasubi, Estanislao del Campo, Eduardo Wilde, Estanislao Zeballos, Fray Mocho, etc., etc.


La Conquista masónica al Desierto

La conquista al Desierto fue prácticamente una obra de la masonería: como dice Corbiére, el perfil de la masonería estaba “emparentado con las clases altas” y la dirigencia patricia de “gente decente”, y muchos militares e intelectuales masones participaron en “el genocidio indígena –La Conquista del Desierto-” (Corbiére).
 
De hecho al parecer hubo en la Conquista al Desierto una suerte de competencia entre Masonería e Iglesia, por apoderarse de las almas, los cráneos y huesos, “la mano de obra esclava” y las tierras de los pueblos originarios.
 
Y hasta los radicales como Hipólito Yrigoyen, que mandó a fusilar obreros anarcosindicalistas en el Desierto de la Patagonia Rebelde, en la década de 1920, también fue masón. Así como el vicepresidente Julio Roca (hijo), que transó nuestro coloniaje con los ingleses en la década infame.  


Masonería vs. Iglesia

Para la reaccionaria Iglesia Católica, la Masonería es el Diablo o el Demonio mismo. Aunque ambos han demostrado que pueden trabajar juntos en el saqueo y el genocidio pro imperialista occidental, perfectamente (como en la Conquista al Desierto), después o antes se pueden llegar a tirar de los pelos y difamarse uno al otro.
 
La Masonería en general fue “anticlerical”, pero “nunca fue anticatólica ni antirreligiosa” dice el descendiente de masones Emilio Corbiére -autor del libro La Masonería, Política y Sociedades Secretas-, y su base ideológica-política es el liberalismo democrático-burgués. Aunque por otro lado el anarquista masón Bakunin haya expresado: “Estamos convencidos de que la Iglesia es lo que más perjudica a la humanidad, a la verdad y al progreso… la que a través de sus dogmas, sus mentiras, su estupidez y su ignominia busca destruir el pensamiento lógico y la ciencia… debemos poner fin a la Iglesia”.  
 
El hecho es que la Masonería es desde sus bases monoteísta, y cree en un Dios o Arquitecto que gobierna el Universo: pero al parecer tiene una raíz gnóstica histérica hermética (perseguida por la Iglesia Católica desde los tiempos de Jesucristo), y no cree en la virgen, ni otras trampas de la Iglesia Católica. La Masonería parece encajar más con el pensamiento o la Iglesia Protestante anglosajona (luterana), aunque se plantea a sí misma como una Hermandad mucho más abierta.
 
Según el investigador inglés David Icke, es la masonería la que controla a la Iglesia, y cuando un Papa no le sirve (como suele aparentemente hacer la Masonería con quienes trabajan para ellos y dejan de servirles: Martí, Sandino, Gandhi, Luther King, Allende, etc.) lo matan, como pasó con Juan Pablo I en 1978. 
 
Los defensores de la Masonería como Corbiére, niegan estas teorías conspiranoicas. Y el poder en general suele negar las teorías conspiranoicas. Aunque el poder dominante en sí sea tremendamente conspiranoico con sus leyes antiterroristas, etc.       


Unitarios & Federales & Masonería

Se sabe que el dictador genocida Juan Manuel de Rosas fue anti masón, aunque tuvo varios masones en su gobierno: Manuel Moreno, Pedro de Ángelis, Bernardo de Irigoyen, Tomás Guido y Lucio Mansilla (padre e hijo).
 
Y aunque Rosas se la daba de anti inglés, sabemos que transó con los ingleses y les dio las Malvinas, entre otras cosas. Rosas se la daba de federalista y popular también, pero su política fue básicamente unitaria, conservadora y terrateniente. Y aunque Rosas (aparentemente) creía que los masones eran todos unitarios (Sarmiento, Mitre, Echeverría, etc.), había muchos masones “federales”, como Justo José de Urquiza y José Hernández.
 
Por eso el gran lonko mapuche-tewelche Juan Kalfukurá, sabía que había que desconfiar de unitarios y federales, porque debajo de las máscaras políticas (derecha e izquierda), los dos eran cómplices del genocidio indígena, que curiosamente los poetas y periodistas masones José Martí y Rubén Darío callaron cuando trabajaban para el diario mitrista masónico La Nación.     
 

Hospitales & Ferrocarriles & Billetes Masónicos 

La mayoría de los hospitales nacionales, llevan por ejemplo nombres y apellidos masónicos: Fernández, Durand, Montes de Oca, Gutiérrez, etc. Las líneas del Ferrocarril, también: San Martín, Belgrano, Mitre, Sarmiento, etc.; y los billetes argentos, también llevan rostros masónicos, así como los dólares (Franklin, Lincoln, Washington, etc., a lo que agregamos la data de que la inmensa mayoría de presidentes estadounidenses fueron masones), que también tienen la famosa punta de la pirámide iluminada con el ojo masón que todo lo ve: el Gran Hermano, o Dios.  


Masones & Medios & Webadas¿?

En la Internet, se dice que dentro de los masones o pro masones hay varios “grandes” de los medios: Susana Giménez, Tinelli, Rial, Petinatto, entre otros argentos, y personalidades internacionales como Madonna, Shakira, Lady Gaga, Cameron (el de Titanic y Avatar) etc. No sabemos si son masones o no, realmente, pero sí que apoyan un sistema neoliberal que se nos muestra como un proyecto masónico mundial.     
 

Iniciación masónica

Dentro de la Masonería se habla a menudo de una iniciación: todas las logias secretas de la época, como la Golden Dawn (Amanecer Dorado, donde estuvieron los escritores Crowley y Yeats, entre otros), o la Sociedad Thule (donde estuvo Hitler) o la Sociedad Teosófica, estaban bastante conectadas entre sí y con la Masonería, e inspiradas en antiguas tradiciones paganas, que tenían iniciaciones mistéricas: esto incluía el consumo de algún brebaje espirituoso, de tipo psicodélico, pero desconocemos cuál, porque es secreto.
 
Como dijo el masón René Guénon: “La Gnosis es la esencia y el meollo de la Francmasonería”, y la Gnosis de los antiguos gnósticos es la iniciación mistérica de raíz chamánica.
 
Cuenta Rachel Storm que para la teósofa Sra Blavastky, “el antiguo ritual masón fue transmitido por los rosacruces”. Y no deja de ser llamativo que en su muy serio y exhaustivo libro sobre Masonería, Corbiére termine hablando de las investigaciones alucinógenas del banquero y escritor norteamericano Robert Gordon Wasson sobre los Misterios de Eleusis (en la Grecia Clásica de Homero y Platón) y el Soma de los Vedas (en la India Antigua), y el ancestral consumo ritual de hongos mágicos en todo el mundo.


La Conspiración Masónica Imperialista Neoliberal

Nazis, comunistas y católicos, le han declarado la guerra a la Masonería en algún momento. Y han hablado de una conspiración masónica luciferina o satánica. Pero también hay gente fuera de estas ideologías que han denunciado que hay una conspiración masónica illuminati (los Illuminati son los mismos masones, herederos iluminados del Racionalismo e Iluminismo), que controla el mundo, hoy en día, bajo el manto del neoliberalismo occidental, en busca del Nuevo Orden Mundial, incentivado por el gobierno imperialista norteamericano, y con el dólar como su credencial piramidal, con el “ojo que todo lo ve”, y vigila (y castiga), y que nos recuerda el panóptico de Michel Foucalt, filósofo francés que decía y coincidía con Gilles Deleuze, en que el poder dominante es básicamente carcelario (escuelas, fábricas, monasterios, universidades, cuarteles, hospitales, manicomios, prisiones) y ejerce actualmente, mediante múltiples y diferentes “formas de represión”, una “tiranía salvaje” disfrazada de “dominación serena del Bien sobre el Mal”,    
  
Para concluir, las palabras de Icke, uno de los más conocidos denunciantes de las conspiraciones illuminati: La gran mayoría de los masones ocupan los tres niveles inferiores. Son la carne de cañón de la organización. Entre los grados cuatro y treinta y tres, encontrarás a los que ‘piensan correctamente’ y que tienen influencia en la sociedad hasta los presidentes de Estados Unidos. Después del grado 33 existen los ‘grados Illuminati’. Algo que no se menciona en ningún manual de la masonería. Estos últimos son los que controlan el espectáculo y son agentes de la secta del ‘Ojo que todo ve’. La masonería global es una enorme pirámide de manipulación”.

Xuan Pablo González, marzo-abril 2012


Fuentes:
La Masonería, Emilio Corbiére
En busca del paraíso en la Tierra, Rachel Storm
Y la verdad los hará libres, y otros textos de David Icke
Páginas varias de la Red Libros de Marcelo Valko y (entrevistas televisivas) de Felipe Pigna.
Entrevista entre Michel Foucalt y Gilles Deleuze
El Mapu del Desierto, Xuan Pablo González REVISTA CONTRACULTURAL

Para recibir el Boletín Contracultural:

8 comentarios:

Anónimo dijo...

tres cosas caracterizan a la masonería, la libertad , la igualdad y la fraternidad. El principio básico de la masonería es que no tenés que ser un corderito, tenés que pensar.Que tienen de iguales Gandhi con Gardel, Mozart con San Martín, Chaplín con Newton ? Nada... eso es lo que distingue a la masonería..si tienen ganas de aprender algo de en serio vean a la película La Sociedad de los Poetas Muertos..eso es ser masón.

Anónimo dijo...

cualkier similitud con sauron donde miremos esta el ojo tres camaras por poste hasta en los barrios bs as facho y el ojo nos mira desde la catedral d salta y cafayat

Anónimo dijo...

peron no fue mason .borzges tampoco no desinformen

Anónimo dijo...

peron no fue mason .jorge luis borges tampoco, no desinformen

Anónimo dijo...

Si, si...no tenés que ser un corderito, tenés que ser un lobo depredador que piense en como exterminar a los demás. Eso es ser un masón. La masonería es una secta satánica, en la cual sus miembros entran en contacto con demonios durante algunas de las tenidas que tienen, y en otras se dedican a vender humo y a leer libros de física, matemática, etc...boludeces para darle cierto crédito a la máquina de picar carne que son. El objetivo central de la masonería es dominar, exterminar y alterar la energía del planeta y de los seres humanos con el fin de generar un desorden en el orden natural de las cosas.

Anónimo dijo...

Buenas, un poco de literatura seria: les recomiendo MOLLÈS, D., 2015. La invención de la masonería. Revolución cultural: religión, ciencia y exilios [en línea]. La Plata, Argentina: Editora de la Universidad Nacional de La Plata. Nueva historia de las redes masónicas atlánticas, 2. ISBN 978-987-1985-61-6. Disponible en: http://www.editorial.unlp.edu.ar/articulo/2015/5/22/molles; http://independent.academia.edu/DevrigMolles. En http://independent.academia.edu/DevrigMolles tienen más material para descargar gratis. Saludos, Manuel Ugarte

Anónimo dijo...

Para el que comentó que Perón y Borges no fueron Masones, la respuesta es SI, fueron Masones, por ende, seguidores de Lucifer y terribles hijos de puta, como todos los próceres mal nacidos que fueron definiendo el futuro del país. Donde veas a alguien que triunfa de manera descomunal y llega donde nadie puede hacerlo por mas esfuerzo, estudio y dedicación que pongan en lo que hagan, ahí está la Masonería. La Masonería es el cáncer del mundo.

Minerva CentreDeBellesa dijo...

Se nota que tanto el artículo como la mayoría de los comentarios (por no decir todos) están escritos desde la ignorancia, la imaginación y el miedo, que es generado por la combinación de las dos primeras. No saben cuánto lo lamento.
La masonería NO ES UNA SOCIEDAD SECRETA. Eso lo primero. Es una sociedad discreta y por una razón práctica: los masones son perseguidos en los totalitarismos. ¿Por qué? Porque la masonería es una escuela cívica, de LIBREPENSADORES, adogmática... Y eso, señoras y señores, dentro de un sistema totalitario y dogmatizante, no conviene. Molesta. Por eso la discreción.

También les digo que, si bien es cierto que ha habido gente despreciable dentro de la masonería, esas personas son eso simplemente, personas. No representan ni los valores ni los fundamentos ni los objetivos de la masonería como tal... El comportamiento de cada individuo no puede determinar los fundamentos y objetivos de un grupo.

Les animo a seguir investigando... A contactar con verdaderos masones de la zona donde se encuentre cada uno de ustedes y no con creyentes de las teorías de la conspiración. Podrían sorprenderse gratamente.

¡Saludos!
Por un mundo más libre, más igualitario y más fraterno para todos y todas.