6 de junio de 2013

¿Peronismo vs. Masonería?



LAS SOCIEDADES INTERNACIONALES Y SU INCIDENCIA EN LOS POLÍTICOS ARGENTINOS 

Varios de nuestros líderes nacionales fueron masones, desde San Martín a Rivadavia, desde Mitre a Sarmiento, y desde Irigoyen a Perón. Pero así como Perón fue el primer político argentino en dar una vuelta de tuerca a nuestra historia y economía al liberarnos de la deuda externa en su primer gobierno, y en encabezar “el primer gran movimiento popular argentino… en que la totalidad de un pueblo se levantó contra la oligarquía” como dijo Julio Cortázar, el General también fue al parecer el primer político argentino en alzar su voz contra las manipulaciones de la masonería y otras sociedades internacionales de todo tipo, que controlan por lo bajo tanto al capitalismo como al comunismo, tanto a los que son de derecha como a los que son de izquierda. Todos están controlados por la masonería y la sinarquía internacional, denunció el General en 1968, que por encima de los gobiernos e imperialismos, nos dominan y explotan. Y por eso su último gobierno fue controlado por varios masones como Cámpora (primero) y López Rega (después), por eso algunos dicen que apuraron su muerte (como apuraron la de Hugo Chávez, que también parece fue masón), por eso el gobierno militar del Proceso que le sucedió fue masón (con Massera, Viola y Suárez Mason entre otros), y por eso le habrían cortado las manos a su cadáver embalsamado, en un ritual masónico (así como habían secuestrado y violado el cuerpo embalsamado de Evita). 

Por Xuan Pablo Gonzalez 

“Es menester tener buena memoria porque si no, se llega a perder hasta el derecho a lamentarse. Es preciso que nosotros comencemos a llamar las cosas por su nombre… Latinoamérica comienza recién a despertar de la macabra pesadilla del entreguismo que viene azotándola desde, hace más de un siglo. Sin embargo, en los cinco Continentes, la lucha es tanto interna como internacional: los pueblos que intuyen ya su liberación se enfrentan con las fuerzas de ocupación y sus gobiernos entregados; los países comienzan a hacerlo contra los imperialismos dominantes. Esta es la verdadera guerra de nuestros tiempos.” Juan Domingo Perón 

“Nos aplastó la sinarquía internacional, de la que forman parte el capitalismo, el sionismo, el comunismo, la masonería y el clero tradicional, apoyados por los cipayos.”

Juan Domingo Perón 

“El verdadero enemigo, la élite organizada en la masonería, una secta satánica internacional que controla nuestra vida política, cultural y económica con perspicacia mágica. Sus petulantes símbolos están por todas partes; en el Gran Sello de los EE.UU, en los logos de innumerables empresas, la ONU, e incluso en la ciudad donde vivo, Winnipeg. Todos los políticos que tienen éxito son masones, incluyendo a Bush, Obama, Clinton y McCain. No plantean una seria oposición… Trabajan para el cartel de la banca internacional, con la ayuda de un pequeño ejército de títeres que pueden ser o no masones, pero que sin duda saben cómo mantenerse en su bien remunerado trabajo. El gobierno mundial, “el Nuevo Orden Mundial" es el objetivo de la masonería. Se alcanzará mediante un "proceso dialéctico" de guerras fingidas, operaciones encubiertas, lavados de cerebro (sensibilización), propaganda, calumnia y coacción… El Nuevo Orden Mundial masónico representa la traslación de un monopolio económico a un monopolio político, social y cultural.” Henry Makow 

¿Izquierda vs. Derecha? 

Hoy en Argentina tenemos un gobierno peronista, y una oposición que cuenta con varios  peronistas en sus filas. Periodistas oficialistas se la pasan hablando de la derecha vs. la izquierda, de Clarín & Macri & Moyano VS. el Gobierno K y canal 7, etc.

Pero como bien sabía y dijo Perón en La Hora de los Pueblos, este enfrentamiento podría ser ficticio, y manejado por la Masonería. Es decir que para el circo televisivo y mediático se pelean los de canal 7 y Página 12 contra los de Clarín y canal 13, y también se pelean Cristina y Macri, pero todo esto pudo haber sido planeado por el Imperialismo Anglosajón, tal como dice el General: “Los ingleses, que no son ciegos, enfrentan a la evolución conformando su “democracia liberal” por evolución dirigida, porque ellos no son partidarios de la revolución violenta ni profunda. La solución la han buscado mediante la formación de dos grandes partidos, uno de izquierda y otro de derecha, ambos manejados desde la central masónica; en otras palabras, un solo partido dividido en dos alas, pero manteniendo las formas básicas del demoliberalismo, pero sólo para la exportación”. 

Cristina y Macri se pelean para las cámaras, pero cuando se trata de arreglar neoliberalmente con Monsanto, las mineras u otras trasnacionales, siempre a favor de las Leyes (anti)terroristas del Imperio, y con el mismo Vaticano y el Papa, ahí se ponen de acuerdo: y nos llenan la ciudad y el país de policías y militares y más represión.

El gran maestro argentino, y Gran Maestre de la Masonería Argentina, Domingo F. Sarmiento decía que debíamos seguir a los norteamericanos, parecernos a ellos, copiarlos (empezando por exterminar a los pueblos originarios). Y lo hemos hecho hasta el punto de ser una semicolonia norteamericana, y nuestra política copia a la yanqui (desde la redacción de la Constitución de 1853, como dijo Jauretche), que como decía Perón, estos “han organizado dos partidos de derecha que les permite mantener su sistema plutocrático y sostener teóricamente una simulación democrática para engañar a los tontos que tanto abundan en la política o estimular a los sinvergüenzas, que también abundan”. 

Eso es lo que tendríamos en la Argentina, dos partidos de derecha (el modelo yanqui), o uno descaradamente “facho” y otro más “progre” (el modelo inglés), el Pro y el K, ambos neoliberales, ya que como dice el historiador Pablo Pozzi: “los K son una continuación del neoliberalismo y llevan adelante una política profundamente reaccionaria, encubierta en un discurso progresista”.          

La Argentina: un satélite del imperialismo yanqui 

Tal como decía Perón “La Argentina es un satélite del imperialismo yanqui, desde 1955, sumisamente subordinado y obediente, encabezado por un gobierno cipayo carente de toda representatividad popular o nacional, que ha entregado sus fuentes de riqueza y su soberanía. Sus fuerzas armadas constituyen, como se ha manifestado en el “Pentágono”, una continuación de las fuerzas armadas yanquis en la tarea de oprimir al Pueblo sirviendo de guardia pretoriana al dominio imperialista, con el inconveniente que ha de pagarla el propio Pueblo que escarnecen”. Como también dice Raúl Zibechi, el actual gobierno “nacional y popular” K o neoperonista, en realidad continúa con una política neoliberal entreguista: “El discurso “nac & pop” no aclara que el modelo es monocultivador y exportador de soja, esquilmador de la gente a través de la minería a cielo abierto y profundiza la desigualdad”. Es un gobierno neoliberal de izquierda “trucho”, según Guillermo Almeyra, ya que “el kirchnerismo se somete a las exigencias de Washington”. Y Carlos Perro Santillán coincide y agrega que: “las dirigencias están enriquecidas, mientras el pueblo sigue empobrecido”, y “la soberanía está totalmente entregada” bajo “una política económica entregada a los intereses extranjeros”. 

Lo cierto es que el primer gobierno peronista logró una independencia económica del Imperio entre el 46 y el 55, “sin deuda externa” (Perón), mientras que en las últimas décadas peronistas neoliberales, la deuda externa no ha parado de crecer, y el Estado quedó “sumamente debilitado, en un esquema económico súper concentrado y extranjerizado”. Y hoy en el 2013 seguimos endeudados y “La economía de la Argentina es una de las más extranjerizadas de América Latina, si no la más” (Atilio Borón).

Por otra parte culturalmente, también somos uno de los países más yanqui-europeizados: la banda de reggae-criollo Resistencia Suburbana desde hace años canta como “Estamos cada vez más yanquis”, mientras una reciente nota de la revista progre Acción, dejó en claro que somos el país latinoamericano donde nuestro lenguaje popular cotidiano está más infiltrado por las lenguas imperialistas anglosajonas. 

La violación del cuerpo de Evita, la decapitación de su hermano, y las manos de Perón 

Dice José Patricio Maguire, que el secuestro del cadáver de Eva Perón, fue obra de la Masonería. Y que el cuerpo embalsamado de Evita también fue violado sexualmente por un militar masón de alto rango. También fue meado y le cagaron encima. “Luego fue sacado del país, y en complicidad con masones italianos y la mafia enterrados en un cementerio, hasta que, intentando negociar Lanusse con PERÓN para que éste le cediera los votos en 1973, fue devuelto por intermedio de la Masonería”. Estos masones y mafiosos habrían tenido “la complicidad de la jerarquía católica” (Milá) y “la colaboración del Vaticano” (Nerio Tello), en el secuestro y la violación del cuerpo de Evita.

También habrían sido masones, pero radicales, los que violaron “la tumba de la familia Duarte de la Recoleta” y cortaron “la cabeza de Juan Duarte, hermano de EVA, fallecido tres años antes” (Maguire).

Y por supuesto, también habrían sido masones los que cortaron las manos del cadáver embalsamado de Perón, en 1987. Ya que uno de los rituales de la Masonería es “la amputación de las manos. Lo que se hizo con el cadáver de PERÓN, ENEMIGO de la Masonería”, dice Maguire. ¿Pero cuán enemigo era Perón de la Masonería, si el propio Perón fue masón?

El hecho es que hay muchos testimonios de las  “muertes violentas ordenadas por la secta en castigo de las traiciones a los secretos y juramentos masónicos; como también la serie de asesinatos, suicidios, matanzas, ejecuciones sumarias, saqueos, profanaciones de tumbas, necrofilia, sediciones, guerras y revoluciones provocadas o dirigidas directamente por la secta satánica” (Benoit). 

La Libertadora era masónica y gorila 

“La masonería se encaramó en el gobierno el 13 de noviembre de 1955” dice Maguire, con la Revolución Libertadora. La Libertadora fue una “Revolución Gorila”, un gobierno títere proimperialista (dijo Perón), y netamente masónico: los milicos golpistas Isaac Rojas y Pedro Aramburu eran masones, y “todo el gobierno libertador era masónico” (Maguire), y entre sus intelectuales gorilas premiados, estuvo el poeta masón proinglés Jorge Luis Borges. Por otro lado no debe sorprendernos que gobiernos masones de derecha volteen a gobiernos masones de izquierda: en Latinoamérica pasó (en cierta forma) en Nicaragua, y definitivamente en Chile. Como cuenta el mismo masón Emilio Corbiére en La Masonería, Política y Sociedades Secretas: el guerrillero Augusto César Sandino era masón, y aunque no era gobierno, era el hombre más poderoso de Nicaragua, y como su guerrilla popular había derrotado a los marines yanquis, fue asesinado por el masón proimperialista Anastasio Somoza. En Chile el masón de izquierdas Salvador Allende, fue volteado por el masón y General genocida pagado por la CIA, Augusto Pinochet, asociado y protegido por los masónicos Imperialismos anglosajones.

Como sabía Perón, con la masónica Revolución Gorila del 55, su gobierno fue víctima de la misma conspiración internacional, orquestada por el imperialismo coaligado con la oligarquía argentina”. Aunque no sabemos exactamente si Perón ya era masón en ese tiempo.

Pero menos podemos decir que Perón era un paranoico, ya que fue “objeto de varios atentados, tanto en Panamá como en Venezuela” (Perón), ni que las conspiraciones internacionales no existen. Y menos desde un caso como el de Perón y el 55 (y el 76). Si Perón denunció una conspiración internacional asociada a la masonería, que volteó su proyecto de gobierno antiimperialista, es porque la Historia nos prueba que fue así: Porque “Gobierno que no se entrega al neocolonialismo, se le prepara el consabido “golpe de estado”, utilizando todos los medios y recursos necesarios. El caso argentino es solo “un botón más para muestra”” (Perón). 

Perón masón sin manos 

Sin dudas Perón fue masón. Desde cuándo es el tema. Quizás se refugió en la España del Generalísimo Francisco Franco, que era enemigo de la Masonería, porque él todavía no lo era. Lo que si es seguro es que en su exilio español, Perón fue iniciado por Licio Gelli, en la logia masónica italiana P2 (Propaganda Dos), en junio de 1973, y le concedieron el Grado 33 del Rito Escosés: “Perón era masón, yo lo inicié en Madrid”, dijo Gelli en una entrevista del diario Perfil. Perón le devolvió el favor y en septiembre de 1973 condecoró a Gelli con “la Orden del Libertador San Martín”, la máxima condecoración argentina, en Buenos Aires.

¿Quién era Gelli? Era “Gran Maestro de la Logia P2, del Gran Oriente, Italiano y al mismo tiempo, Maestre de la Gran Logia Oriente Italiano” (Guillermo Landera), y a la vez miembro del grupo de narcopolíticos y narcoempresarios multimillonarios -como denunció Daniel Estulin- conocido como el Club Bilderberg, que manejan la agenda del Nuevo Orden Mundial. También Gelli había estado en los servicios secretos nazis de Hitler, durante la segunda guerra mundial; y así como en los 70 apoyó a Perón y la dictadura militar argentina, apoyó después a la dictadura militar uruguaya (Ballestrino, Arregui, Nuñez, Queirolo), y paraguaya (al neonazi Stroessner); y también al masón yanqui y actor de Hollywood: Ronald Reagan, en su carrera política, en los años 80. 

Para que tengan una mayor idea de la tendencia ideológica de esta logia (que cuenta con personas muy influyentes en todo el mundo, y que está asociada al Vaticano, como asegura Ernesto Milá), otros conocidos miembros de la masónica P2 son el actual rey Juan Carlos I de España, y el multiempresario y exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi; y localmente lo fueron también durante los años del Proceso: Eduardo Emilio Massera, José López Rega, y Suárez Mason, y durante la democracia liberal también Carlos S. Menem. La masónica P2 también estuvo vinculada en casos de tráfico de armas (con los países árabes) y prostitución infantil, además de venta de petróleo, como cuenta el investigador italiano Pino Buongiorno.

El hecho es que aparentemente Perón se rebeló “demasiado” contra la Masonería liberal, contra la Iglesia y el Vaticano, y el Imperialismo Anglosajón, y por eso lo voltearon en el 55 con la masónica Libertadora. Y por eso denunció las alianzas comunistas-capitalistas y de izquierda y derecha, bajo el ala de la Masonería, en 1968 con La Hora de los Pueblos. Y denunció que la Guerra Fría era un farsa, ya que el “neocolonialismo imperialista” era el mismo: “ya sea bajo la hoz y el martillo como bajo las barras y las estrellas”. Todo para llenarnos las pantallas de películas de Hollywood de yanquis buenos contra los rusos malos.

Pero para volver a gobernar en los 70 Perón tenía que transar otra vez con el Vaticano y la Masonería, y para así “recuperar el cadáver de Evita, que había sido ocultado en un cementerio de Milán con el nombre falso de María Magistris”. Perón necesitaba el cuerpo de Evita, pedido después por su brujo y asesor López Rega, que quería “traspasar el alma de Evita al cuerpo de la nueva esposa, Isabel” (Eloy Martínez), para poder orquestar su retorno triunfal a la Argentina.

Perón se hace masón con Gelli, en España, “la Madre Patria”, a través de López Rega. Y la Masonería así parece le ata las manos que después le cortarían: y lo rodearon de “masones y traidores”: López Rega y Massera, entre otros. Y porque quizás intuyó la traición en la que caería, es que en La Hora de los Pueblos recordó a los traicionados Sandino, Pancho Villa y Ernesto Che Guevara.

De hecho la Masonería controlaría el último gobierno de Perón: primero pusieron al masón Cámpora y echaron a los Montoneros. Ya habían puesto al masón López Rega como su mano derecha (y a Gelli, Lastiri, Savino, Vignes, Valori y tantos otros masones alrededor). Después quizás también le apresuraron su muerte” (Landera) -como a su admirador Hugo Chávez, mucho años después-. Y finalmente la Masonería estaría involucrada en el golpe a Isabelita, con masones milicos como Massera, Jorge Rafael Videla, Orlando Agosti, Roberto Viola, y Carlos Suárez Mason a la cabeza (como salió publicado en Perfil y en otros medios), poniendo otro gobierno títere militar proimperialista de derechas.

Y después tenemos la vuelta la democracia con el masón radical, Raúl Alfonsín, tras la derrota con el Imperio Anglosajón Masónico en Malvinas.

La masonería, el sionismo, y las sociedades internacionales le cortarían las manos a Perón, porque tuvo la osadía de denunciarlas como exactamente las mismas “fuerzas ocultas de la revolución… como del dominio imperialista” (Perón). La Masonería decía Perón, controla todo el circo desde su divide y reinarás, que hoy vemos como la división del pueblo y la opinión pública, y los años 2000 nos encontraron desunidos y dominados (lo curioso es que estas denuncias que hacía el General en 1968, años después fueron repetidas reiteradamente por periodistas y escritores ingleses, yanquis y rusos: Juri Lina, Philip Dick, David Icke, Daniel Estulin, Henry Makow, entre otros, con mucha investigación).  

“Nada se hace sino por procedimientos inconfesables, desde el asesinato de un Presidente hasta la ocupación violenta de una pequeña república que no quiere entregar su azúcar”, dijo Perón. Y agregó que “el capitalismo y el comunismo soviético son dos fuerzas aparentemente contrapuestas, pero en realidad de verdad, perfectamente unidas y coordinadas para sus actividades de dominio y explotación”, y controladas por la masonería y la sinarquía internacional, como dijo el General. Por eso él buscaba una “Tercera Posición”, siguiendo una línea nacionalsocialista, o un socialismo-nacionalista más cercano al maoísmo en el 68. Porque “El mundo actual, aparentemente dividido en dos tendencias ideológicas”, no lo está en realidad, ya que izquierda y derecha, capitalismo y comunismo están “en perfecto acuerdo” repite Perón, en 1968, para que no nos olvidemos, pase lo que pase después. 

(FIN DE LA PRIMERA PARTE) 

REVISTA CONTRACULTURAL
Para recibir el Boletín Contracultural:
contracultural-subscribe@gruposyahoo.com.ar

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Peron no era Mason al contrario la libertadora si lo era que se junta con su enemigo la glesia catolica para derrocarlo.
Era P2 que esun desprendimiento de la masoneria ya que el italiano su creador es hechado de la masoneria por autoritario.
Rosas y Peron siempre sufrieron la masoneria infiltrada entre sus colaboradores.
Gracias